Disfrute Cervecero

Alemania y cervezas en dos cocinas de tradición

Por: Adriana Gibbs

, , ,

Comida alemana en la Colonia Tovar

Son varios los encantos de la Colonia Tovar. Destaco este: visitarla me regala la ilusión de hacer, en breve tiempo, un viaje a otro país; no sólo por su atmósfera y paisajes, también por su gastronomía y su gente. La cocina que allí se oficia me traslada, sensorialmente, a sus orígenes alemanes.

En estos días de Oktorberfest es buena idea sentarse a la mesa de dos restaurantes que ofrecen sabores con fundamento. Uno de ellos es el Hotel Selva Negra que tiene 78 años de fundado. En su historia uno de sus protagonistas es Wolfgang Gutmann, quien asumió la cocina de este hotel en 1964 y, años después, se encargó de la gerencia. Su hijo Ronald, formado en la escuela alemana Steigenberger, se encargó de la cocina y llevó la batuta durante varios años. Ahora Ronald conduce el hotel y supervisa los fogones dirigidos por Karly Negrín, quien tiene casi diez años trabajando allá.

El restaurante de ambiente clásico y en el que reina la madera, ofrece un menú de la gastronomía alemana y europea tradicional-contemporánea. Sus platos, en presentación y sabor, son impecables. Cuando les visité, en compañía de dos amigas, una de ellas tenía antojo de las tradicionales salchichas (elaboradas por el maestro charcutero Gunter). No me resistí a la tentación de probarlas en compañía de la Polar Pilsen; fue una buena elección, pues esta cerveza por su frescura limpia el paladar y puede con la mostaza, sabor difícil de armonizar con otras bebidas.

Salchichas del Hotel Selva Negra, Colonia Tovar

Ronald Gutmann me convocó a probar uno de los platos que recién se estrenaron en la carta: El lomo de cerdo con crocante de almendras y queso brie. Dada su contundencia ensayé dos caminos: la Polar Pilsen que me quedaba en el vaso permitió que el lomo se destacara. Luego, probé una combinación que me gustó más, la Solera Black; su estructura y notas tostadas dialogaron amistosamente con el crocante de almendras. No me levanté de la mesa sin el disfrute de los postres a cargo de Giovanni Capote; celebro su frescura y equilibrado dulzor.

Lomo de cerdo con crocante de almendras y queso brie

Holtel Bergland: De los Gutmann a los Redneris

El Hotel Bergland, fundado en 1964 y conducido por la familia Redneris. Agradable ambiente y con una preciosa vista al paisaje de este pueblo. “Mamá sigue siendo la jefa”, afirma Andrés Redneris refiriéndose a la señora María Jung de Redneris. Él, nacido en la Colonia Tovar, a los 22 años se fue a estudiar cocina en Alemania. Su faena transcurre al calor de los fogones, mientras que su hermana, Carolina Redneris, conduce la sala, atendida por un personal amable que se ha mantenido en el tiempo.

Carpaccio de pescado en el Hotel Bergland

La cocina del Hotel Bergland lleva a la mesa platos clásicos y de modernidad, me dice Andrés. Si bien la rodilla de cochino tiene fama en este lugar, antes de ir me habían dicho que los platos de pescado sorprenden. Y así fue. La entrada fue el trío de carpaccio (pulpo, róbalo y pez espada) con toque de pimienta y aceite de oliva. Con estos sabores indagué una feliz alianza de ligereza: con la cerveza Solera Light para luego compartir (imposible comerlo solita) la rodilla de cochino; allí cambié la Solera Light por la Solera Premium; fue una combinación por afinidad con una cerveza que tiene más cuerpo y carácter. Seguí “pecando” y me despedí con su panacotta con sorbetes.

Rodilla de cochino del Hotel Bergland

¿Tienes un plato alemán favorito? Déjanos tu comentario. También puedes conocer sobre la tradicional celebración coloniera del Festival de la cerveza en el Hotel Freiburg.

 


Hotel Selva Negra: Calle Moritz, en el corazón de la Colonia Tovar. Telf.: 0244-355.1415.

Hotel Bergland: Sector El Calvario, vía La Victoria. Telf.: 0244-355.1041.

Fotos: Roberto Mata

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenido a Combina con una Polar