Disfrute Cervecero

Cervezas edición especial: estrellas del Jardín Cervecero Polar

Por: Jesús Montero

, , , , ,


Cervezas edición especial

Kriek, Cerveza con miel y Doppelbock se leían en los tickets que se entregaban en la entrada de Topotepuy justo antes de comenzar la experiencia del Jardín Cervecero Polar y aunque muchos llevaran en mente su Pilsen o Solera favorita, era irresistible acercarse de los módulos donde podían canjearse los boletos por un vaso de estas Cervezas edición especial nuevas creaciones, cada una con un estilo particular que mostraron un rostro de Polar que habíamos comenzado a descubrir durante el Oktoberfest.

Sin duda la más llamativa, y hasta podríamos decir que controversial, es la Kriek. A partir de una receta belga no tan conocida, esta birra de intenso color rojizo recordaba más bien a un vino espumoso como escuchamos comenzar una y otra vez: claro, parte de una base de cerezas para obtener no solo el color sino un carácter afrutado dulzón y ligero. Sus fanáticos las encontraban perfecta como cierre de la degustación o, simplemente, como una forma de acercarse a la tradición de las birras con frutas. Las  Cervezas edición especial tubo sus detractores y estos nos comentaron que el dulzor era demasiado acentuado y que tal vez la tomarían como una especie de merienda. Nosotros celebramos el gesto de diversidad y la disfrutamos como una curiosidad. En lo particular nos apetecía más sola pero como contrapunto a algunas de las especialidades de embutidos de La Montserratina o para matizar los sabores mexicanos de Vaca vieja tenía potencial.

 

La cerveza con miel nos invitó a explorar otros territorios. ¿Efectivamente tenía aromas y sabores a miel? Un poco, pero también algo de cera de panal de abejas y, sobre todo, unos detalles tostados que lo claro de su color no permitía anticipar. Su disfrute comenzaba en ese perfume delicado pero presente que se avivaba al oxigenarla un poco, su cuerpo medio parecía no llamar demasiado la atención y era justo al final cuando aparecía un amargor moderado y esas sensaciones tostadas. Perfecta para disfrutarla sola, quienes se aventuraron con preparaciones como las del chef Gabriel Madrid en Ceviche Bar comprendieron por qué generalmente se recomienda cerveza para armonizar con este plato típico peruano, mientras otros se atrevieron con especiales de The Donuts Lab como la dona con glaseado de queso crema y jamón y pudieron ver cómo las armonías no solo funcionan por afinidad sino también por contraste.

 

Y el cierre vino de la mano de una vieja conocida pero igual de sorprendente, la Doppelbock. Desde su color caramelo intenso se podía presentir el cereal tostado y los sabores imponentes, las espuma voluptuosa también servía de abreboca. En nariz las notas de frutos secos tostados y madera anunciaban su buen cuerpo en boca, su densidad y, sobre todo, esa complejidad de sabores que iba desde los dátiles hasta las especias dulces antes de finalizar con un pronunciado amargor. Sin duda era la opción perfecta para la comida más contundente como los sándwiches de pulled pork del equipo de Tennessee o la creación de Japandog, especialistas en hot dogs  con topping estilo asiático, El Último Samurai: perro caliente con salchicha de cerdo, guiso de cerdo de cocción lenta perfumado con jengibre y queso mozzarella que era gratinado al momento con un soplete.

 

Realmente entre birras y propuestas gastronómicas se ofrecía un complejo rompecabezas que tenía múltiples soluciones, todas exquisitas y que cuando se compartían entre amigos permitían intercambiar puntos de vista y conectarse con ese placer sensorial tan diferente que provoca el buen comer y el buen beber.

Compartir

Comentarios

Bienvenido a Combina con una Polar