Disfrute Cervecero

Pescado y otras delicias para comer con cerveza en La Guaira

Por: Andrés González

, , , , ,

pescado-frito-tostones-con-queso-cerveza-polar-macuto

En la vía hacia Naiguatá prevalece un clásico de la comida del mar. Pescado frito, tostón y demás delicias tradicionales son servidos al gusto de los comensales en el Restaurant Pobre Juan. De regreso parar en Macuto al despuntar la tarde vale la pena para comprobar el carácter y la tradición de nuestra costa principal en Restaurante Macuto II.

Vargas, tierra vapuleada por la naturaleza y vuelta a surgir de insospechables maneras. Es una estrecha extensión que comparte nuestra montaña del otro lado y  que, además de balneario, puede ofrecer una variedad de buenos momentos.

Es muy reiterativo el hecho de que la vida en Caracas sea dura. Nadie lo puede negar y menos en estos tiempos que corren. A veces olvidamos incluso que detrás de la montaña y a pocos minutos hay todo un universo de distracción que se llama Litoral Central. Una de las mejores formas de romper rutina -sin forzarla, claro está- es disfrutar de un momento diferente a pocos kilómetros e inventar un plan gastronómico de primera en los sencillos restaurantes ubicados en la costa. Para los que disfrutan la tranquilidad del mar y no tanto el bullicioso.

Uno de los escapes más idóneos comprende un interesante recorrido en carro que atraviesa la convulsión portuaria de la Guaira, la tranquilidad de Macuto, Tanaguarena y Caraballeda, hasta llegar casi a las puertas de Naiguatá.

Dicha travesía diurna que enfrenta al calor costeño amerita un refrescamiento una vez se pide la carta. La mejor opción: una espumante suave, Ice, o la favorita playera, la Light, teniendo en cuenta que nos vamos a encontrar con un copioso plato de comida que no debe ser desperdiciado bajo ningún concepto la opción suavizada o ligera es lo recomendable.pescados-mariscos-la-guaira-pobre-juan

Es menester recordar que Pobre Juan formaba parte de una alineación de cinco locales que sufrieron los embates del deslave de 1999 y que se mantuvo en pie. Nos cuenta su dueño, Ángel Estévez, que el sitio fue fundado por su abuelo Fermín Estévez hace más de 55 años como una chocita de palma que evolucionó tras el paso de las generaciones. La cocina era a fuego de leña. Hoy utilizan freidora y el lugar posee una estructura sólida y espaciosa.

¿Pero por qué Pobre Juan? A la hora de elegir el nombre decidieron que “al lado de un Rey siempre hay un pobre”, en alusión al establecimiento vecino: El Rey Del Pescado Frito. En diciembre de 1999 el Pobre Juan corrió la suerte de escaparse del lodo gracias a la parte rocosa de la montaña que lo custodia. De hecho, sirvió como centro de refugio para todo el área. Es un sobreviviente. Todo listo para una deliciosa e impaciente espera de una buena variedad de delicias del mar: pargo o roncador frito entero, filete de curvina, camarones o calamares rebozados, pulpitos. Mejor que eso: todo junto en un Mixto Pobre Juan. La debida preparación y presentación de estos manjares pasan por una cuidadosa fritura. Mientras tanto, observamos la inmensidad del Caribe y respiramos la bruma que deja la ola cuando choca contra el frente rocoso.

Restaurant-macuto-pescado-cerveza-frente-a-la-playa

Cuando el viaje sigue, siempre es bueno visitar Macuto y sentir el centro tradicional del pueblo. Macuto II, sitio querido por los lugareños y los bañistas, nos lleva a ese carácter antiguo de nuestra esencia marítima. Buena terraza, buena Pilsen, pescados y arepas como quieras en pleno Boulevard. En donde transcurren buenas historias qué contar y qué escuchar antes de volver a la ciudad.

 


Fotos: Roberto Mata

Compartir

Comentarios

Bienvenido a Combina con una Polar