Disfrute Cervecero

La cerveza nos une hasta el out 27

Por: Jován Pulgarín

, , , , ,


Costumbres del fanático de béisbol venezolano

No puede ser casualidad que desde su fundación, la Liga Venezolana de Béisbol Profesional estuviera conformada por un equipo llamado Cervecería Caracas. A ella se le unieron Navegantes del Magallanes y Sabios de Vargas. La pelota, pues, ha sido un viaje en barco entre inteligentes fanáticos que disfrutan de una buena cerveza Polar.

Somos herederos de una costumbre. Así como se aprende a mojar el pan en el café, el arroz en la sopa o el pollo en la guasacaca, mojar los labios en la cerveza para aguantar la tensión mientras pitcher y bateador se enfrentan, es uno de los grandes placeres de la vida.

Cuando la pelota sale de los dedos del lanzador, la garganta se hidrata a la espera de gritar el ponche o celebrar el jonrón. El arrebato será recompensado por otro sorbo, que calienta el alma y congela la irritación de la garganta.

Sabemos, también, que la pelota es un ejemplo de integración. En ninguna otra disciplina dos aficiones enemigas se ponen de acuerdo para que cada una tenga su derecho de expresión. En consecuencia escuchamos, como si lo hubieran ensayado, el famosos coro: un hit-doble play-un hit- doble play. Las dos solicitudes conviven en tiempo y espacio sin que ninguna se imponga. Esa es materia de los jugadores.

En las gradas, al mismo tiempo, conviven camisetas y gorras de diferentes colores. Si las organizaciones de derechos humanos quisieran encontrar un verdadero ejemplo de democracia, deberían visitar un estadio de béisbol.

Decía Bill Veeck, uno de los personajes más pintorescos en la promoción de partidos, que “el béisbol es un juego diseñado para ser saboreado, no para atragantarse con él. Tienes tiempo de discutir entre cada lanzamiento y entre innings”. En efecto. Cuando sales del campo, para comprar directamente una cerveza en las barras, te consigues al compañero de trabajo, al amigo que, por exceso de responsabilidades, llevas tiempo sin visitar o a la exnovia. Entonces brindas una, como gesto de reconciliación. Al menos que estés comenzando una nueva relación, en cuyo caso lo mejor es seguir de largo y mandar el siguiente mensaje por el whatsapp: “epaaa te vi en el estadio”.

Porque realmente el estadio es el mejor lugar del mundo para conocer nuevas personas. Puedes, por ejemplo, enviar una cerveza a la chica linda que tiene la misma camisa que tú o endulzarle el mal rato por la paliza que recibe su novena. O hacer de aquel extraño, el mismo al que no le hablarías en el Metro, un buen amigo con el que puedes discutir por qué el toque, con el tercer bate, no es una buena idea.

El diamante es un mágico lugar donde se detiene el tiempo. Durante tres o cuatro horas experimentas todas las emociones posibles y la importancia del resultado se invierte cuando compartes una cerveza con un extraño o con un conocido. Ese es el verdadero valor de este deporte: después de nueve innings te reconcilias con la vida.

Si piensas que el estadio es el mejor lugar, entonces te gustará leer sobre la comida en el estadio que combina con una cerveza. También puedes contarnos qué haces en un juego de béisbol venezolano en la sección Polar y tú.


Foto: Gabriela Suniaga

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenido a Combina con una Polar