Disfrute Cervecero

Cervezas frías y sardinas gratis en Chacao

Por: Andrés González

, , , ,


Bar la sardina firenze en Chacao

De lo más maravilloso y fortuito de Caracas es que existe un bar en Chacao llamado la Sardina Firenze. Tú llegas, ves el aforo probablemente al límite, pero de pronto te sientas y pides un tercio. Puede ser en esa barra o en las mesas. Las opciones de sentarte a veces pueden ser escasas hasta que desocupe una de las cinco mesas que hay en el diminuto recinto, o una banqueta de la barra. Normalmente uno se encuentra a personas que viven en Chacao, de avanzada edad, trabajadores de la zona, lo cual genera un ambiente bastante popular.

En un día promedio la Sardina puede estar explotada de gente, con toda seguridad.  Entre un campo minado de botellas de birra llenas vacías y a medio llenar sobre cada mesa, lo más seguro es que haya un plato con una sardina rebosante en aceite dispuesta a no dejarse desaprovechar ni en su mínima espina sobre el plato. O capaz tres sardinas. Es una regla. Siempre huele a aceite y se despachan firmemente las cervezas sobre barra y mesas mientras las botellas chocan también en un brindis de rigor.

José Antonio Rodrigues en bar La Sardina-Foto: Roberto Mata
José Antonio Rodrigues

Se llama así. La Sardina Firenze. En cualquier glosario lógico, o mapa mental del mundo es imposible que tú llegues a pescar una sardina en Florencia, porque, primero, no hay mar. Ni tampoco en el río Arno hay sardinas de La Guaira, ni mucho menos hay gente en el Pontevecchio lanzando redes al agua para buscar catacos o algo parecido. No. Es Caracas. Son sus nombres. Sus guiños.

La particularidad del lugar es que, tercio tras tercio, Ice detrás de Ice, en medio de un vallenato retumbador y perenne, se acude a un festival de pescado frito completamente obsequiado por la casa. Generalmente si vas con tus amigos y te sientas en la mesa no tardará en llegar un plato con sardinas debidamente fritas.

La juventud que acude a la Sardina Firenze generalmente busca un espacio alternativo. Esos huequitos en donde la cerveza se expende fría y barata. En donde haya historias que oír y donde el ambiente pintoresco se impone. Medina, el que atiende en la barra, es un tipo muy cálido. Y, repito, el vallenato es ley. Más de uno ha tenido que bajar la voz entre los cantos del género propio de nuestro país vecino.

Bar Sardina Firenze en Chacao

¿Qué pasa en este lugar?  Muy sencillo. Para un experto en faena diaria, cansancio y trabajo duro, comer sardina frita con un tercio Polar, a una temperatura adecuadamente fría, a las 7 pm cualquier día de la semana es uno de los placeres más mundanos, pasajeros  y compensadores de una tarde convencional. Es una recompensa, sin duda.

Hay mucha gente que disfruta la vida caraqueña mordiendo la parte más crujiente de la cola de un pez achicharrado con un trago de cerveza helada.

Cualquier momento ajetreado de nuestra convulsa ciudad es una buena ocasión para detenerse, pedir una cerveza fría, disfrutar, compartir, reflexionar. Si es con sardina gratis, mejor. Una vez un amigo se comió dos platos entre birra y birra.


Bar La Sardina Firenze 

Entre la calle Cecilio Acosta del municipio Chacao y la avenida Francisco de Miranda. Chacao. Edo Miranda. No tiene estacionamiento. Abre desde mediodía hasta medianoche.

 

Fotos: Roberto Mata

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenido a Combina con una Polar