Disfrute Cervecero

El Pozo Canario, cervezas baratas y tradición española

Por: Marianela Mata García

, , , , , ,

Hay lugares marcados por la historia y, en Caracas, La Candelaria es uno de ellos. Entre edificios viejos y nuevos, con pequeñas calles en donde aún puedes ver por donde solía pasar el tranvía y con un espacio gastronómico creado por los inmigrantes europeos, aún quedan muchas tascas de las que recibían a todos los trabajadores de la zona o del centro desde tempranas horas y hasta las 10 u 11 de la noche para tomar cervezas y acompañarlas con tortillas, paella o tapas.

Los tiempos han cambiado pero muchas de esos sitios siguen ahí, ya no son tan numerosas las personas que salen de ellas a las nueve de la noche pero ha quedado su rica gastronomía. Ahora son mayormente visitadas en los mediodías o para los almuerzos familiares de fin de semana, pero en esta ocasión decidí ir un viernes después de una semana de trabajo a desestresarme con unas cervezas en el Pozo Canario.

Esta tasca tiene al menos 50 años en la zona y se ha mantenido bajo la gerencia de la misma familia canaria. Tiene unas escaleritas dentro de la acera y un letrero amarillo y pequeñito con su nombre, más la correspondiente puerta de madera que caracteriza la entrada de muchas tascas en la zona. Entras y te consigues ese ambiente típico de tasca española: las sillas de madera, el congelador en el fondo, los cuadros enormes en las paredes, la barra con sifón, el copero superior y las botellas como decoración. Además, la barra tiene como pieza central un pozo que funciona como fuente y el espacio está bañado en esa tenue luz amarilla que, junto a los paneles de madera en el techo, hacen que uno se sienta como en algún lugar viejo pero familiar y acogedor.

pozo-canario-candelaria-combina-polar

Es una de las tascas más espaciosas y llama la atención de las otras por su cocina abierta ubicada en el fondo; así que puedes sentarte fácilmente en una mesa o en la barra y observar cómo preparan cada plato mientras esos deliciosos olores invaden el ambiente. También hay una mezcla en su ambiente: la modernidad se dio cabida con dos consolas de aire acondicionado y 2 televisores pantalla plana desde los cuales, extrañamente, se veía una reproducción de un DVD llamado Disco Inferno, pero sus años se muestran claramente cuando notas un teléfono público en la pared de la entrada, el cual ha perdido su importancia desde los celulares pero que, en sus tiempos, seguro ayudaba a más de uno a comunicarse fácilmente desde la comodidad de la tasca.

Menú de la tasca Pozo Canario, lugar cervecero

Nos sentamos en la mesa y nos dijeron que tenían el tercio: sí, esa clásica botella que muchos llaman “la negra”, más grande que las otras. Así que cada quien pidió su cerveza y nos quedamos hablando hasta que pasó uno de los mesoneros con un plato de comida para la otra mesa y dejó ese olor tan sabroso que le abre el apetito a cualquiera, aún sin saber qué era. Así que pedimos la carta y las recomendaciones del mesonero, quien recitando casi todo el menú, nos decía que todo es muy bueno y que la gente suele pedir la “Parrilla mar y tierra” o el “Arroz a la marinera”, sobre este último decía el menú en letras negritas que era mínimo para dos personas… Y esto precisamente es una de las cosas que me gusta de las tascas: son platos un poco más caros, pero muy bien preparados y abundantes, no existen las raciones pequeñas. Por eso no me sorprendió que nuestra Parrilla El Pozo fuera una colorida montaña de carne, pollo, chorizo, morcilla, aguacate, champiñones, tomates y papas fritas… todo eso en un plato ovalado, cocinado en su punto y acompañado de una sabrosa guasacaca. Les digo que con eso comen 3 y hasta 4, dependiendo del hambre y del estómago.

Así que, entre el relajante sonido del agua que cae en la fuente y la música disco, comimos nuestra parrilla, el local ya estaba casi vacío y sonaba Y.M.C.A por segunda vez mientras el amable mesonero revisaba que no nos faltara nada. Terminamos nuestras cervezas y decidimos pedir lo que quedó para llevar. Nos vamos relajados y llenos, con esa sensación que tiene uno cuando disfrutó por lo que pagó y con un nuevo sitio en la lista para invitar a los amigos a disfrutar de birras frías y una buena parrilla, la próxima vez de mar y tierra.

 


El Pozo Canario

Calle Guillermo José Schael, entre esquinas Alcabala y Urapal, callejón Campo Elías, La Candelaria. Tiene estacionamiento privado. Horarios: 12 p.m. hasta las 8 o 9 p.m. (Dependiendo de la afluencia de personas). Tlf: (0212) 5726180
Si vas en metro: te quedas en Parque Carabobo y subes por la calle Guillermo José Schael.
También puedes llegar desde la Av. Urdaneta bajando en la esquina de Urapal, por la calle que está detrás de la iglesia La Candelaria.

Fotos: Marco Guerrero

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenido a Combina con una Polar